martes, 13 de noviembre de 2007

Esto llego a mi correo : Literatura infantil: El fin de la mediocridad


Por Mónica Stipicic

Los libros no sólo mejoran el vocabulario y la comprensión, también ayudan a ampliar la mente de los niños, los invita a soñar e, incluso, les entrega las herramientas para transformarse en adultos exitosos. El niño que lee es un ser universal.

Un niño no nace lector, pero tampoco nace no lector. El potencial existe en cada uno de ellos y la tarea de motivarlos depende de su entorno; tanto la familia como el colegio juegan un rol fundamental en este proceso.

Lograr que adquiera el hábito influirá positivamente en su vida. No sólo porque mejora su nivel de comprensión, aumenta su vocabulario y adquiere mayores capacidades de comunicación, sino porque existe una estrecha relación entre el nivel de lectoría infantil y los logros académicos y profesionales en la vida adulta.

Una encuesta realizada por el diario La Tercera a los mejores alumnos de cinco colegios de Santiago, reveló que el 71% son buenos lectores y que el 30% lee más de seis libros al año. Paralelamente, el 69 por ciento de estos niños y jóvenes vive en hogares con más de 100 libros en su biblioteca, lo que, a juicio de los expertos, es clave para que ellos mismos sean lectores asiduos y para explicar su alto rendimiento escolar.

"La lectura hace funcionar la imaginación, la capacidad de recrear. La imaginación estimula la creatividad, es decir, se generan ideas. Pero lo que es más importante, leer nos hace personas más felices: si una persona se ve enfrentada a situaciones adversas sabe que a pesar de las dificultades va a salir adelante, porque es capaz de renacer en un plano superior. Eso lo transforma en un adulto mejor preparado para los problemas, las injusticias y las desgracias", explica Mauricio Paredes, escritor de libros infantiles y Presidente de la sección chilena de la Asociación Internacional del libro Infantil (IBBY).

Los expertos en literatura infantil coinciden en que leer no es sólo un placer, sino que una formación integral y permanente. Un niño que lee mucho es capaz de resolver conflictos, reflexionar, superar temores, afirmar una visión del mundo y desarrollar su personalidad. Por lo mismo, es probable que llegue a ser un adulto exitoso, ya que cuenta con más herramientas para enfrentar el trabajo y la vida.

"Leer libros no es bueno porque sí. Lo más importante es que la lectura es capaz de crear vida interior. No se trata sólo de obtener altos puntajes en la PSU o mejorar el lenguaje, sino de lograr un cambio definitivo, que permita enfrentar dificultades, planear estrategias para solucionar problemas y entender las distintas personalidades, culturas y razas. Un niño que lee es un ser universal", afirma la filosofa Carolina Dell Oro.

Lograr ese resultado es el desafío mayor, sobre todo para quienes escriben libros infantiles o trabajan con niños. El cómo hacerlo, al contrario de lo que podría parecer, está claro para la mayoría de los estudiosos: primero que nada hay que ofrecer a los pequeños un entorno donde la literatura sea un participante habitual y segundo, hay que capacitar a los colegios y sus profesores, para que entreguen a los niños material adecuado a sus edades e intereses y para que, en muchos casos, asuman el papel estimulador que muchas familias pasan por alto o desconocen.

Para María Paz Garafulic, directora de la Fundación Había una Vez, un organismo que lleva años trabajando para paliar el déficit de siete mil bibliotecas escolares en el país y que prepara en conjunto con la editorial SM, para el 22 de noviembre el seminario ‘¿Qué hacer para que niños y jóvenes lean hoy?’, es preocupante que existan niños que no adquieran el hábito de la lectura. Y que ello ocurra porque no tuvieron la oportunidad de hacerlo. Las cifras le dan la razón. Según un estudio realizado el 2006 por Adimark y la Fundación La Fuente, sólo un 21% de los chilenos aseguró ser un lector frecuente (en España, por ejemplo, la cifra es de 41 por ciento), el 30% de las personas reconoció que en su casa sólo habían entre uno y diez libros y el 60,2 por ciento dijo nunca haber comprado un libro.

\ Primer paso: en casa

"A los niños hay que leerles desde que son concebidos y seguir hasta la muerte. Los adultos debemos ser guías, igual que un buen guía turístico: aconsejar, ir conociendo los gustos, darles tiempo para que se deleiten con el paisaje, contar detalles o anécdotas entretenidas. ¿Sabían que en el Quijote, Sancho se hace caca de susto? Tal cual. Conversar de libros siempre es muy sano", aconseja Mauricio Paredes.

Y en ese contexto, juegan un papel fundamental los juegos, las canciones de cuna, las rimas y la llamada poesía infantil de tradición oral. Cuando una madre le dice a su hijo ‘este dedito compró un huevito’ lo que está haciendo es contarle un cuento, familiarizándolo con una historia y un relato.

Es fundamental entender que un niño no leerá a menos que alguien próximo y persuasivo le diga que puede hacerlo y que la lectura le servirá de compañía toda la vida. Obviamente padres lectores y una casa llena de libros servirán de estímulo y lograrán que el menor dé el paso más importante: comprender que sentarse a leer puede ser un gran panorama, tan entretenido como el televisor, Internet o la pelota.

A juicio de Carolina Dell Oro, también es importante permitir al niño crear su propio mundo alrededor de lo que está leyendo: "Es fundamental que los niños estén solos, que no siempre estén entretenidos. La literatura es un diálogo interior y para eso necesito poder hablar conmigo. La educación de hoy pretende enseñar olvidándose de los contenidos, que finalmente son el alimento interior. Se ha pecado mucho del gusto, es importante, pero el gusto hay que crearlo: los niños no deben leer lo que les gusta, a la hora que les gusta y donde les gusta; hay que crear hábitos".

Uno de los errores más frecuentes que cometen los padres es no supervisar la lectura de sus hijos. Sobre todo en la etapa en que estos empiezan a familiarizarse con las letras, muchos creen que todo sirve para reforzar el hábito lector y dejan que lean historietas, revistas, diarios o libros no adecuados para su edad. Pero la verdad es que no da lo mismo lo que el niño lea, es necesario entregarle buena literatura, simple pero profunda. Además, en la medida que la lectura sea continua y habitual el niño va a ir mejorando la calidad de los libros, desechando los textos ‘chatarra’ y buscando los más elevados.

El escritor e investigador de folclor infantil Manuel Peña es tajante al afirmar que no todo lo que se produce en literatura infantil es bueno. "No es raro encontrarse con cuentos clásicos que tienen adulterados los finales. Es necesario profesionalizar los libros infantiles, que la gente pueda distinguir lo bueno de lo malo. Para eso, el propio Ministerio de Educación realiza selecciones recomendadas y existen sugerencias por rangos de edad".

\ Segundo paso: el colegio

Hace sólo algunos años el bibliotecario no era más que una persona que recibía papeletas y llenaba fichas. Algo así como un "secretario" rodeado de libros y estantes. Pero ese concepto está cambiando; hoy lo que prima es el concepto de la ‘biblioteca viva’, e incluso, el propio Ministerio de Educación está promoviendo a lo largo del país la implementación de bibliotecas CRA (Centro de Recursos para el Aprendizaje), que tienen como misión generar instancias de aprendizaje en un espacio adecuado y que contenga recursos como impresos, digitales y videos. Hasta la fecha, el Mineduc ha implementado 1.545 bibliotecas CRA en establecimientos de enseñanza media a lo largo de Chile y actualmente dedica sus esfuerzos en los cursos básicos, donde más de mil 500 escuelas están siendo beneficiadas.

Las bibliotecas, entonces, pasan a ser protagonistas. "No sacamos nada con tener una gran colección, si los libros van a estar juntando polvo en los estantes. Por eso, la biblioteca debe ser un espacio lúdico, colorido y dotado de cierta magia, que invite y seduzca, donde los niños quieran estar, leer y sentirse cómodos. Y el motor que hace que eso funcione es la bibliotecaria, una persona que es capaz de atraer al lector, captar su interés, ofrecerle lecturas que respondan a sus inquietudes, y finalmente, pavimentar el camino de la búsqueda autónoma del saber", afirma María Paz Garafulic.

Para lograr eso, según Mauricio Paredes es necesario terminar con una de las más equívocas y arraigadas costumbres escolares: "la biblioteca nunca, bajo ninguna circunstancia, puede ser un lugar de castigo. Si queremos que los niños lean, debe ser a través del compromiso afectivo. La biblioteca es el lugar donde ellos entran en comunión con los libros, es un lugar de celebración, no la cárcel del colegio".

Un ejemplo exitoso es el del colegio Inmaculada Concepción de Vitacura, un establecimiento particular subvencionado que con la intervención de Educa UC y la Fundación Había una Vez ha mejorado ostensiblemente sus niveles de lectoría.

En ese establecimiento, los alumnos de Pre-Kinder a 6º básico visitan semanalmente la biblioteca y participan en las actividades desarrolladas por la bibliotecaria Katherine Vivar: cuentacuentos, lecturas recreativas, exposición de libros en murales, visitas a ferias, recomendaciones y ‘la mochila viajera’, una actividad que permite a los más pequeños llevar libros para cada miembro de su familia. El lugar cuenta con espacios diferenciados de acuerdo al nivel lector de los alumnos y posee un fondo bibliográfico de más de cinco mil libros. Además, allí se desarrollan talleres de motivación dirigidos a padres y profesores y los niños pueden acceder a un plan de lecturas complementarias, para que vayan más allá de las exigencias curriculares.

La motivación a los profesores es parte fundamental de este proceso. Las ansias lectoras de un niño pueden ser dramáticamente sepultadas por profesores que no sepan visualizar sus inquietudes y que no sean capaces de actualizarse y sugerir libros que tengan que ver con las problemáticas que los aquejan, de acuerdo a su edad y su posición en el mundo. Y esa es una de las principales críticas de Manuel Peña: "los profesores dan una lista de libros para leer, anuncian la fecha de la prueba y nunca más hablan del libro. Eso mata cualquier incentivo. Lo adecuado es hacer sesiones de trabajo, discusiones y aportes. Lo otro que pasa con mucha frecuencia es que los docentes no se actualizan y siguen repitiendo los mismos libros que ellos leyeron en el colegio. Todavía hay niños leyendo Palomita Blanca y Gracia y el Forastero cuando existen miles de libros más interesantes y que están en sintonía con lo que ocurre hoy". \


Maletín de la discordia
En las últimas semanas la literatura infantil se tomó la agenda. Sobre todo, desde que se dio a conocer el listado definitivo de los libros del "maletín literario". Una iniciativa del gobierno que beneficiará a 400 mil familias a partir del abril de 2008, en el marco del programa de bibliotecas familiares.

En el maletín habrá un atlas y un diccionario enciclopédico, además de libros de literatura chilena y universal, incluyendo grandes autores como Neruda, Mistral, Francisco Coloane, García Márquez, Hemingway y Kafka y otros títulos más desconocidos, como ‘La melancólica muerte de chico ostra" y "Los dinosaurios", ambos atribuidos a Tim Burton.

La iniciativa ha generado fuertes críticas entre quienes promueven el fomento a la lectura. El escritor Manuel Rojas, por ejemplo, siente que esta medida es equivalente a regalar a todo el mundo cajas con óperas de Wagner que nunca van a escuchar. "No se trata de dar, antes hay que formar. El acceso no es el mayor problema, lo que hay que promover es la inquietud", asegura Manuel Peña.

Según el presidente de la sección chilena de la Asociación Internacional del libro Infantil (IBBY), el desarrollo de una comunidad lectora debe ser un proyecto orgánico. "Necesitamos buen alimento: una adecuada selección de libros, hacer ejercicios de capacitación y tener paciencia. Las campañas masivas solamente son útiles cuando se integran de forma articulada. Lo que pasa con el maletín literario, es como si quisiera jugar tenis: no saco nada con tener el brazo musculoso si no puedo mover el codo ni la muñeca".

No hay comentarios:

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails

El que busca siempre encuentra...

Tienes un email... sígueme

Es un libro!!!!


Ilustración Mònica Carretero

Etiquetas

abc Abre Puertas actividad cultural actividades en biblioteca alumnos animación a la lectura asesinato audiolibros audiovisuales bibliobici bibliocine BiblioCRA BibliOkupa biblioreciclaje BiblioRedes biblioteca biblioteca 2.0 biblioteca de aula biblioteca digital biblioteca escolar biblioteca publica biblioteca siglo XXI biblioteca virtual bibliotecaria bibliotecaria de vacaciones bibliotecario bibliotecario 2.0 bibliotecarios bibliotecas escolares bibliotecología bibliotekaro Bicentenario bienvenida blog books buzón de devolución cambio de biblioteca campaña de libros canción libros capacitaciòn censura Chile cine clasificación Decima Dewey club de lectura coleccion comic concurso conociendo mi bliblioteca contaminación convivencia cortos cosas de biblioteca CRA CRA. Creando Redes creatividad cubo lector cuenta cuentos Cuenta Cuentos RapaNui cuentos cuentos en ingles cuentos por correo cuidado de la colección. CUMPELAÑOS curso virtual curso-taller cursos decalogo decorando la biblioteca derechos del niño descarte de material dia de la Chilenidad dia de la tierra Día de la Tierra dia del bibliotecario DÍA DEL LIBRO día del niño dìa del Patrimonio Nacional. día del trabajo diario mural diferencia diplomado donación de libros eduación educacion efemerides embalaje embalaje de libros encuesta enferemeria de libros escritores espacio bibliotecario Estandares para la biblioteca escolar estanterias evaluación exposicion facebook Feria de Literatura feria del libro fiesta filosofia fomentar la lectura fomento a la lectura formación de usuarios glosario humor bibliotecario ideas para el Día del Libro ideas y buenas practicas bibliotecarias ilustración ilustraciòn imagenes imágenes imaginación intercambio de experiencia José de Saramago juegos Kamishibai lecciones CRA lectoescritura lector lectura lectura desde la cuna Lectura en familia lectura infantil lectura juvenil lectura personal lee Chile lee leer letras letreros para bibliotecas leyendas libérate lee librarian library libro libro 3D libro albúm libro dogital libros libros dañados libros de aventuras libros electrónicos libros mojados liderazgo lirbos literatura infantil logia maletas viajeras maletín lietrario maletín temático manifiesto al libro mantenciòn de la colecciòn manual de biblioteca escolar manualidades marcapaginas Marcela Paz Mario Benedetti Marketing mascotas mascotas para el bog material pedagogico mensajes para bibliotecas mes del mar metodología bibliotecaria Mis lecturas diarias motivación motivaciòn motivación a la imaginación. motivaciòn a la lectrura motivación a la lectura motivaciòn a la lectura motivación lectora motivadores a la lectura muebles museos musica narrador narrador oral navidad navidad en la biblioteca niños no a la pornografia infantil novedades obras de referencia básicas Oliver Jeffers en Chile organizadores de espacios Papelucho para pintar paz peliculas perfeccionamiento poema primavera en la biblioteca promover la biblioteca pueblos originarios recursos recursos gráficos redes sociales regalo revista salas infantiles salud bibliotecaria selecciòn de fondos seminario señaletica Septiembre sesiones CRA solidaridad desde la biblioteca Storytelleing Storytelling taller taller literario teatro tecnología teleton television terremoto TIC tolerancia usar la biblioteca uso de catálagos uso de la biblioteca videos visitar la biblioteca web 2.0

Todos los que pasaron por aquí